12 DE ENERO - LO IMPORTANTE DEL ASUNTO: EL CORAZÓN

Por Sister Vassa Larin
Traducido por el Monje Máximo del Monte Tabor

“No dejes que mi corazón se incline a nada malo, a cometer pecados...” 
 (Sal 141, 4) 
  
“Pecados” en este sentido no son los obstáculos principales que me impiden que viva una vida centrada en Dios. Si voy a la confesión y solo me preocupo por los “pecados” veré que serán los mismos una y otra vez. Necesito mirar más profundamente, en lo que es literalmente el “corazón” del asunto. Después de todo, antes de tomar una mala elección y “pecar”, mi corazón debe inclinarse a ello. ¿Cuál es la “inclinación” de mi corazón? Es lo que deseo en primer lugar para hoy; lo que considero como mi propósito central. Eso afecta todos mis pensamientos y acciones. Necesito la gracia de Dios en mi corazón para mantenerlo inclinado en la dirección correcta; hacia Él. Su gracia puede hacerlo. Como se dice en la última lectura del Antiguo Testamento en la fiesta de Pentecostés: “Os daré un corazón nuevo y pondré en vuestro interior un espíritu nuevo… Pondré mi espíritu en vuestro interior y haré que caminéis según Mis preceptos, y guardaréis y cumpliréis mis normas.” (Eze 36, 26-27) 
                            
Así que comienzo mi día con la oración y un poco de lectura beneficiosa, abriendo mi corazón a las energías divinas del Espíritu Santo. Se trata de una especie de recarga de mi corazón en la mañana, lo que ayuda a mantenerme en rumbo.

Tomado de COFFEE WITH SISTER VASSA

Leave a comment

    Add comment